Semblanza de artista

Con una formación previa en las artes escénicas en Argentina, habiendo estudiado a temprana edad dirección de teatro y dirigiendo a los 23 años su única obra teatral “La gangrena”, una adaptación libre de Lady Aoi de Yukio Mishima, toma el desafío en 2010 de dirigir su ópera prima audiovisual, el ensayo de video El ojo-grama de la Historia, basado en un diálogo cinético-intelectual con el afamado cineasta alemán Alexander Kluge.

La película inaugura en mayo de 2010 la retrospectiva que se le hace al cineasta alemán en la Ciudad de México en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco de la Universidad Nacional Autónoma de México, curaduría que el mismo filósofo tiene a su cargo, bajo una invitación de la productora cultural Circo 2.12, dirigida por Paula Astorga.

Al presentarse el ensayo en el Festival de Cine “Distrital” en la Ciudad de México, el crítico de cine Jorge Ayala Blanco escribe en su columna del periódico El Financiero las siguientes palabras:

“En El ojo-grama de la historia[…]la reflexión collage dialoga, contradice, reafirma, matiza y discute las nociones expuestas por el cine de Kluge ahíto de collages-montajes explosivos (‘Lo que se imagina y se filma es más rico que percibido por los ojos”) en torno a la Historia, la historia de sus ideas y la de sus fechorías, a modo de collage de collages y reflexión de reflexiones acerca de sus hechos contingentes y opresores, sus paradojas, su infinito abierto a todas las interpretaciones o manipulaciones perversas. Y la reflexión collage se vuelve un ejercicio de memoria sobre continuidades y discontinuidades, desconstrucciones y reconstrucciones pese a todo.”

En mayo de 2015, el filósofo realiza su segunda intervención artística, una doble instalación para la Sinagoga Histórica de la Ciudad de México, en la planta baja instala el holograma “Ilse”, en homenaje a la memoria de la poetisa Ilse Weber (cantando la canción de cuna Wiegala en los campos de concentración del nazismo) y en la planta alta, en el espacio mismo de la sinagoga, la instalación lumínico-sonora que interviene el candil principal, bajo la influencia de la misma canción. La pieza se estrenó en el Festival Internacional de las Luces de la Ciudad de México FILUX, y luego formó parte del recorrido cultural de la Clausura del Año de la Luz de la UNESCO en la ciudad de Mérida, Yucatán.

En 2017, presenta su siguiente instalación «Las revoluciones elementales», creada para la Biblioteca Lerdo de Tejada, que se presenta en el Festival Internacional de las Luces Filux en la ciudad de México y luego en su versión para la ciudad de Mérida.

Asimismo, tanto en el caso del ensayo de video como de la instalación, ambos proyectos han promovido la generación de espacios de reflexión filosófica, ya sea a través de debates en las salas de cine, o de incursiones académicas en los museos.